Antes de abrir una empresa PyME

0
820
Man hanging open sign on door
El Capital Humano de la empresa constituye uno de los elementos clave para el éxito o fracaso de la misma.
Man hanging open sign on door
Man hanging open sign on door

Identifica las competencias clave para tu negocio, y contrata exclusivamente al factor humano que muestre un desempeño sobresaliente en las mismas

Son varias las cosas que debemos pensar y analizar, antes de abrir una empresa PyME: Plan de negocios, producto, mercado, precio, ubicación de la empresa, personas, requerimientos de espacio, equipo, tecnología, etc. En esta ocasión, me referiré exclusivamente a un aspecto que es de la mayor importancia y que incide directamente en los costos fijos de la empresa, es decir, los costos que nos genera el CAPITAL HUMANO. Y para hacerlo de forma sencilla y didáctica, lo haré a manera de listado:

  1. Atracción de talento.
  • Analiza cuidadosamente el perfil de las personas que contratarás desde la apertura de las operaciones. Inicia con aquellas que resulten indispensables.
  • Identifica las competencias clave para que tu negocio tenga éxito y contrata exclusivamente al factor humano que muestre un desempeño sobresaliente en las mismas. Evita contratar amigos y familiares como primera opción. Privilegia el talento, el desempeño y los resultados.
  • Contrate personas que en el corto y mediano plazo, proporcionen los mejores resultados, que aprendan rápidamente, no requieran demasiada supervisión y tengan aspiraciones profesionales y económicas. Evita personas con desempeño mediano. Ve por lo mejor que esté a tu alcance. Aún y cuando ello signifique riesgo.
  • Nunca contrates personal para contratos que aún no hayas firmado. Evita costos innecesarios. Mantén una plantilla flexible.
  • Al ingreso de las personas, explica con precisión, cuáles serán las responsabilidades, objetivos y lo que la empresa espera de cada uno de ellos.
  1. Esquema de Remuneraciones.
  • Instrumenta un esquema de remuneración mixto, es decir, considera ingresos fijos y variables.
  • Paga de ser posible por encima de la media de lo que paga tu competencia. Has que tus colaboradores se sientan bien retribuidos.
  • Si obtienen resultados económicos por arriba de lo esperado, otorga bonos por desempeño. Ratifica a tus colaboradores, que su esfuerzo es reconocido.
  • Otorga ingresos adicionales a colaboradores por negocios o contratos cerrados (comisiones).
  • En independencia del puesto que se desempeñe, promueve una cultura en la que todos vendan los servicios de la compañía.
  1. Desarrollo y “engagement”
  • Llama a las personas por su nombre y mantén en lo posible, abierta la puerta de tu oficina.
  • Destina un espacio de tu agenda a escuchar a tus colaboradores. Recuerda que ellos son tus clientes internos. Ve más allá de tus ojos y conoce el pensar y sentir de quienes colaboran en tu empresa.
  • Fomenta el involucramiento del personal en diversas tareas, evita la excesiva especialización. Rota al personal en diferentes puestos, evita que los procesos dependan de una sola persona.
  • Promueve la participación de sus colaboradores en cursos, seminarios y talleres, en aquellas competencias que resulten críticas para tu empresa.
  1. Esquema de salida.
  • Cuando un colaborador desea salir de tu organización, no te resistas. En cambio, has evidente entre el resto del personal, aquellos elementos positivos que dicha persona aportó a la compañía.
  • Facilita la salida. Llega a acuerdos. Establece un plan de salida en el que otro de tus colaboradores de continuidad a los proyectos y responsabilidades.
  • Cuando sea irremediable prescindir de los servicios de algún colaborador, evita negociar el monto de su liquidación. Hazlo conforme a Ley.
  • Nunca tomes como un mal ejemplo, o hables mal de algún colaborador que haya prestado sus servicios en la compañía. En cambio, señala que ahora o en el futuro, tuvo ideas para innovar o mejorar.
  • Previo a la contratación de un nuevo colaborar, piensa si existe alguien dentro de la compañía que lo pueda suplir, y contrata a la persona en la nueva vacante que se genere.

En resumen, si bien el CAPITAL HUMANO de nuestra empresa constituye uno de los elementos clave para el éxito de la misma, también puede ser el principal elemento que abone a su fracaso.  Incurrir en costos innecesarios, su inadecuada selección, contratación y vinculación, así como una inadecuada política de comunicación y crecimiento, siempre serán nuestros enemigos.

COMPARTIR
Artículo anteriorKOON artesanos, el talento de las manos mexicanas
Artículo siguienteNueva Versión de Sistema de Facturación Electrónica
El licenciado Ernesto Morán Roel, Realizó estudios de Psicología en los grados de licenciatura y maestría en la UNAM. Cursó diversos diplomados en Tecnología Educativa, Formación Integral de Capacitación, Administración de Recursos Humanos y Relaciones Laborales. Ha desempeñado cargos directivos en diferentes organizaciones. Tiene 30 años de experiencia en Recursos Humanos: Reclutamiento, selección, capacitación, remuneraciones, desarrollo organizacional, mejora de procesos y relaciones laborales. Conferencista y ponente en diversos foros nacionales e internacionales (Argentina, Chile y México) y autor de diversos artículos en revistas de circulación nacional.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here