Desarrollo de competencias laborales

0
989
Somos lo que repetidamente hacemos. La excelencia no es un evento, es un hábito”  Aristóteles

competenciasEl termino “Competencia Laboral” fue creado hace ya muchos años y aún muchas personas desconocen cabalmente su significado, de hecho existen múltiples definiciones en las que es frecuente que se incluyan las habilidades, los conocimientos y las actitudes necesarios para que el ocupante de un puesto en lo individual o colectivamente un equipo de trabajo sean considerados competentes.

Encontramos también, de acuerdo a los diversos autores, clasificaciones diversas de las competencias citaremos solo algunas como preámbulo para entrar de lleno en el tema: las propias de un puesto en particular por ejemplo, una de las competencias de un mecánico podría ser cambiar la llanta de un vehículo en 7 minutos; también hay competencias para algunos estratos de la organización, a manera de ejemplo podríamos citar a los capturistas de datos quienes podrían tener como una de las competencias requeridas, la captura de determinada cantidad de información en un periodo determinado; por último mencionaremos las competencias organizacionales que son aquellas que son aplicables a todos los puestos de una organización.

Nuestro personal punto de vista respecto de las competencias laborales difiere de los que regularmente tienen los organismos gubernamentales que se ocupan del establecimiento de competencias en diversos países ya que se orientan primordialmente a las funciones del puesto, a las tareas en él implícitas. De acuerdo a nuestra experiencia, lo común es que el trabajador o empleado conoce y tiene capacidad de desempeñar las funciones del puesto. Sin embargo, saber como desempeñar el puesto no es garantía de hacerlo eficazmente ya que para tener resultados exitosos se requiere que el ocupante del mismo cuente con algunos requisitos previos a los que podemos denominar competencias básicas.

Con base en el término factorial, usado en matemáticas, hemos definido las competencias básicas tanto para colaboradores como para jefes, independientemente del nivel que estos  tengan.

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, define factorial como el producto que resulta de multiplicar un número entero positivo dado por todos los enteros inferiores a él hasta el uno. (Símbolo !). El factorial de 4 es 4! = 4 x 3 x 2 x 1 = 24.

Utilizamos este termino dado que para lograr resultados excepcionales ya no basta con sumar los esfuerzos y talentos de los integrantes de un grupo de trabajo, es indispensable establecer formulas de trabajo en equipo que permitan multiplicar, potenciar.

Las competencias básicas que proponemos para el colaborador factorial son las siguientes:

  1. Auto motivado

Bien sabemos que la motivación no puede provenir del jefe sino del propio empleado; el jefe, en todo caso, es responsable de la desmotivación de sus subordinados al crear un ambiente no propicio para la motivación. Esto lo saben la generalidad de los mejores empleados y jefes y es ignorando por la mayor parte de aquellos que ofrecen pobres resultados.

Es importante que todos lo sepan pero lo es mas que lo vivan cotidianamente.

  1. Confiable, toma en serio el trabajo

Esta competencia es normalmente resultado de la confianza que se deposite en el subordinado: a mayor confianza, mayor compromiso. Es imposible que un jefe que no deposita su confianza en un subordinado, que no lo toma en serio, reciba a cambio confiabilidad y buenos resultados de parte de este.

  1. Institucional

El colaborador Factorial, al igual que el jefe Factorial, pone los intereses de la empresa por encima de sus intereses particulares. Puede hacerlo ya que la empresa exitosa procura por su personal.

Esta característica es muy deseada por la mayor parte de las empresas aunque muy pocas están dispuestos a tener reciprocidad.

  1. Respetuoso de los demás

Si la cultura de la empresa incluye el respeto por las personas y los administradores obran con el ejemplo, éste se manifestará de forma natural por parte de empleados y trabajadores. Siempre habrá excepciones pero solo serán eso, excepciones, no debemos normar nuestro criterio y nuestra filosofía respecto de la gente que trabaja por las excepciones.

  1. Orientado a soluciones, ordenado

El orden en una empresa empieza y termina en la Dirección General. Los directores ordenados, son generador de empresas ordenadas y en ellas, al personal en general le hacen mucho sentido las políticas de calidad y productividad como por ejemplo: “cero errores”, “hacerlo bien a la primera”, “excelencia”, etc. Coopera  y aporta de forma natural a su logro; lo identifica como parte de su trabajo, tal como lo es.

  1. Entusiasta

Desde luego no basta con tener la actitud adecuada frente al trabajo y los demás renglones que hemos comentado para ser un colaborador factorial, es imprescindible que el contenido de su trabajo sea afín a sus características personales, a sus capacidades e intereses. No tendría sentido, por ejemplo, contratar para ventas a un contador que prefiere el trabajo individual, en oficina, sin muchas relaciones. Es importante que las aptitudes y preferencias del empleado sean compatibles con las del puesto, que su trabajo le dé felicidad.

Competencias del jefe factorial

Como hemos comentado, la autoridad en la empresa, representada por todos los  jefes, gerentes, directores y miembros del consejo de administración son responsables por crear un ambiente de trabajo tal que se favorezca el respeto, el trabajo en equipo, la motivación y la creatividad, es por ello que sus competencias laborales son esenciales para el éxito de los grupos de trabajo.

Dichas competencias son:

  1. Auténtico interés por los demás

Considera que el respeto a las personas debe ser el centro de las Relaciones laborales y humanas incluyendo en estas últimas a clientes y proveedores, tanto internos como externos.

El interés por los demás es natural en el ser humano, es parte de su naturaleza, el desinterés seguramente lo hemos aprendido por malas experiencias, sin embargo es un renglón que puede superarse mas o menos fácilmente.

En razón de lo anterior, el jefe factorial evita a toda costa cometer errores en la administración de personal y en el tratamiento que da el mismo y su grupo de trabajo a los clientes y proveedores, insistimos, tanto internos como externos.

  1. Orientado al logro colectivo

Propicia y Fomenta el Trabajo en Equipo. No hay mejor fórmula para multiplicar y potenciar que esta.

El trabajo en equipo no es como a veces se pretende, poner a un grupo a trabajar en una misma tarea. Va mucho más allá,  responde a una filosofía que implica creer en los demás, en sus talentos y potencialidades, considerarles personas capaces de comprometerse, de ser creativos, de dar resultados. Como consecuencia natural de su filosofía, promueve altos niveles de motivación de cada persona involucrada en el trabajo, de su equipo.

Si bien es cierto, como antes decíamos, que nadie puede motivar a terceros también es cierto que un jefe es responsable de mantener un ambiente laboral de comunicación efectiva con subordinados, clientes y proveedores.

En resumen podemos decir que no son requeridos rígidos reglamentos ni ejemplares castigos; si contamos con empleados y jefes factoriales, la disciplina y los resultados se darán de forma natural ya que las competencias se asimilarán y mejorarán en el día a día si contamos con una buena orientación laboral, con una buena dirección.

COMPARTIR
Artículo anteriorSamsung presenta la nueva Galaxy Tab
Artículo siguienteLa Operación y Administración de las PyMEs Familiares
Autor de Empresas Exitosas, Personas Exitosas, Editorial Trillas Consultor, académico y conferencista, especialista en Empresas Familiares y en Administración de Personal. Cuenta con una larga trayectoria laboral en puestos directivos en algunas de las empresas más grandes e importantes de México. Licenciado en Relaciones Industriales por la Universidad Iberoamericana. Especialidad en Terapia Breve por el IMTB. Ha organizado diversos congresos académicos nacionales para empresarios y ejecutivos. Ha coordinado diplomados e impartido cátedra en prestigiadas universidades del país. Autor de Administración de Remuneraciones, Editorial Limusa así como de muy diversos artículos en reconocidas revistas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here