Segunda generación del programa “Adopta una Pyme” de Walmart México y Centroamérica

0
842

Detrás algunos de los productos que se venden en los anaqueles de Walmart y todas sus tiendas están las historias de muchos mexicanos que han logrado desarrollarse como pequeñas y medianas empresas gracias al programa titulado “Adopta una Pyme” y Fundación Walmart de México.

Walmart-sams-clubEl programa acota el número de Pymes a las que apoya para poder ofrecer atención personalizada apoyando su crecimiento a través del desarrollo de las capacidades operativas, financieras y logísticas de las empresas.

Los pasados días 15, 16 y 17 de febrero, se celebró la Expo Walmart 2016 en la que 50 de los proveedores que han sido beneficiados por el programa “Adopta una Pyme” pudieron exponer sus productos y compartir las historias que los acompañan. El primer día, Walmart ofreció un desayuno a miembros de prensa para dar a conocer el programa, su funcionamiento, logros, retos y perspectivas a futuro bajo el lema “Crecemos junto con nuestros proveedores”.

“Adopta una Pyme” es un programa que impulsa el crecimiento y genera nuevas oportunidades de empleo para miles de emprendedores en todo el país. En la primera generación del programa que comenzó en 2014, participaron 100 empresas de 22 estados de la República Mexicana. Durante 18 meses se les otorgó asesoría y acompañamiento para mejorar sus condiciones comerciales y registraron un crecimiento del 41% en ventas, un total de 2 mil 200 millones de pesos. Abarcaron un total de 5 categorías de productos: ropa, abarrotes, mercancías generales, consumbiles, y farmacia. Lo más relevante es que el 60% de los proveedores crecieron entre un 20 a 100% sus ventas.

Debido al gran éxito que obtuvo la primera generación, el programa continuó y en octubre de 2015 comenzó la segunda generación. En esta ocasión participaron 115 empresas nuevas y 15 que repiten de la generación anterior debido a que aún tienen mucho potencial de crecimiento. Esto hace un total de 130 empresas que después de cuatro meses trabajando ya han logrado un crecimiento del 29% con lo que se mantienen las esperanzas de superar las ventas de la generación anterior, esto es, superar los 2 mil 500 millones de pesos en ventas. Esta generación integra la categoría que no estaba en la primera, los productos perecederos, incluye al menos un proveedor de cada estado de la República, y busca beneficiar empresas que sean lideradas por mujeres.

Algunos de los apoyos y asesorías son: entregas de reportes de ventas, inventarios e indicadores comerciales para tomar mejores decisiones, señalización y exhibición especial en piso de ventas a través del sello morado de Pequeño Productor Cuentas con Nosotros, costo preferencial en cursos de capacitación de ventas, inventarios y pagos, promotoría compartida y descuentos en el sistema de administración integral del SAP.

Los proveedores que participaron en la Expo con sus productos son muy optimistas y están muy agradecidos por la oportunidad de tener un escaparate tan grande como lo es Walmart a nivel nacional, poder posicionar sus productos y crecer como empresas. Los productores que llevan varios años intentando entrar al mercado, conocen lo dura que es la competencia y lo difícil que es obtener visibilidad, por lo tanto, obtener un espacio en tiendas Walmart y una señalización que los distinga como Pequeños empresarios mexicanos lo agradecen.

Por ejemplo, Super life, una empresa familiar de nutrición creativa, al entrar en el programa amplía su distribución a nivel nacional, logra un crecimiento de ventas de un 83% sólo de octubre a enero (de facturar 80 mil pesos mensuales a tres millones de pesos el pasado mes de enero), y aumenta su plantilla considerablemente, originalmente 2 empleados y ahora 14 directos y 70 indirectos. O el caso de Shoenfeld Brewerey, una empresa de cervezas artesanas que logró duplicar sus ingresos en un año y tener presencia en todo el territorio nacional. Otros productos presentes en la Expo eran cacao, semillas nutritivas, estropajos naturales, protectores solares, café, botanas, esquites, quesos, miel de abeja, plásticos, rebozos, cerillos de madera, etc.

Varios de los proveedores comentan que antes de entrar en el programa habían buscado apoyos gubernamentales sin éxito. De hecho, comentan los directivos de Walmart que muchas de las Pymes que se acercan a ellos llegan por recomendación de los Secretarios de Desarrollo de los estados correspondientes. Otros proveedores explican que durante varios años pidieron apoyos a bancos en donde constantemente se les cerraron las puertas, mientras que ahora, con el flujo de efectivo que manejan, tienen posibilidades de tratar con las entidades bancarias.

“Adopta una Pyme” es un programa notable porque se desarrollan muchas micro, pequeñas y medianas empresas, generando trabajo para miles de personas. Walmart otorga el foro de exposición que necesitan los proveedores para incrementar las ventas facilitando el crecimiento. Es un programa que no sólo los ayuda a comenzar y a posicionarse en el mercado sino que, gracias a la inclusión de cursos de formación y capacitación, al acompañamiento en los procesos, le dan a las Pymes las características necesarias para seguir creciendo. El canal que ofrece Walmart para estas pequeñas y medianas empresas es muy positivo, sobre todo en un mercado tan competitivo como el de hoy y sobre todo en el sector agropecuario, hacen que los productores se sientan mucho menos vulnerables y que logren objetivos muy positivos.

El beneficio principal para Walmart es la diferenciación, como lo menciona Antonio Ocaranza, Director de Comunicación Corporativa, es hacer de la experiencia de compra una experiencia “divertida y distinta” para que el cliente se quede con ganas de volver para encontrar nuevos productos: – “Las Pymes le otorgan colorido al anaquel”. En definitiva, comenta Mariano Acebal, Director de Desarrollo de Proveedores, el beneficio económico viene con el crecimiento que también beneficia a Walmart. Las Pymes generan ventas adicionales para Walmart, pero el nivel de agradecimiento de las Pymes hacia Walmart sólo puede hablar bien del programa. Además del apoyo que significa para productos nacionales, orgánicos e innovadores que no cubren las grandes productoras.

Walmart promueve que estos proveedores distribuyan sus productos a más empresas y en otros comercios para que no dependan al 100% de ellos. De hecho, el año pasado invitaron a varios de sus proveedores a participar en una Feria Internacional en Guadalajara, apoyándolos con descuentos y agilidad en los procesos para darles la posibilidad de empezar a exportar. En algunos otros casos, dependiendo del tipo de producto, recomiendan al proveedor no salir de su localidad porque perderían su ventaja competitiva, en cambio a otros, les recomiendan que lleven su producto a nivel nacional, cada caso se revisa mes a mes.

Algunos de los proveedores ya llevaban varios años trabajando con Walmart pero con ventas muy pequeñas, con poca presencia en pocas tiendas. Entrar en el programa, recibir capacitación y formación en lo relativo a todas las áreas de la empresa les ha permitido tener mayor presencia en más tiendas de más estados y crecimientos importantes tanto en su plantilla laboral como en sus ingresos. Pasan de vender sus productos en Bodega Aurrera o Superama local a tener presencia en 400 o 500 tiendas Aurrera, Mi Bodega Aurrera, Superama, Sams y Walmart.

Para pequeños productores que registran un alto índice de pobreza, la financiación corre por cuenta de la Fundación Walmart. Se denominan proveedores sociales y reciben capacitación en campo (agrícola y manufactura) hasta que obtienen capacidad de volverse proveedores autónomos sin ninguna obligación de venderle sus productos a Walmart. En promedio crecen 47% sus ingresos en cada ciclo productivo. Hoy en día hay 20 mil productores en capacitación y más de 70 productos en 300 tiendas de todo el país.

No hay apoyos para colectivos específicos como los discapacitados ni tampoco características específicas que requiera tener el proveedor para participar en el programa. Sin embargo, hay una serie de pasos básicos (que se pueden encontrar en su página web), que se deben de cumplir antes de solicitar participar en el programa. Los directivos aconsejan a los proveedores acercarse a los gerentes de tienda de la localidad para presentar el producto junto con su ventaja competitiva y a partir de ahí pedir una primera cita.

Ojalá este programa sirva como impulso para muchas otras empresas al conocer todos los ejemplos exitosos de Pymes que se han desarrollado y crecido gracias el apoyo y capacitación adecuada. México necesita apoyar y capacitar a sus ciudadanos para generar puestos de trabajo y productos competitivos, revalorar los productos mexicanos de gran calidad y así, poco a poco, mejorar nuestra economía.

COMPARTIR
Artículo anteriorCultura del Slow Down
Artículo siguienteAgravio a la civilización
Regina Pérez Martínez Cáceres
Estudió la Licenciatura en Administración en Facultad de Contaduría y Administración de la UNAM, posteriormente realizó un Diplomado en Comercio Exterior en esa misma facultad y actualmente cursa la Maestría en Administración de Proyectos en el ITESM. Trabaja desde hace algunos años en CEMEX donde ha alcanzado grandes logros profesionales. Promueve la continua formación en lo personal y en su entorno laboral como una herramienta fundamental para mejorar en el ámbito profesional y social, tanto dentro como fuera de la empresa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here