Algunos fulanos que vencieron la Esquezofrenia Galopante en las áreas de Comercialización y Ventas

0
730

VentasVender o no vender esa es la cuestión

Últimamente he estado leyendo tres grandes libros, donde Leslie S. Klinger presenta un gigantesco compendio con múltiples citas y comentarios al margen de las hojas impresas, en el cual están todas las interesantes novelas de Sherlock Holmes, el afamado detective inglés, ideado y hecho inmortal hace muchos años por Sir Arthur Conan Doyle, gran autor de talla internacional.”

Y por qué lo comento?

“Esque” me encontré lo siguiente en una de las citas de la mencionada obra literaria, y que puede ser de gran importancia para todos nuestros lectores de Pulso PyME interesados en vender más.

En la página número 948, del segundo tomo de la mencionada antología de novelas especializadas en algún misterio criminal, los cuales son brillantemente resueltos por el eficiente detective de la pipa y la lupa, Sherlock Holmes, en la cita Número 30, relacionada a la novela intitulada “Las aventuras de la Escuela Priory”, Klinger nos comenta:

“Aún cuando la primera patente registrada para una rueda neumática (llena de aire) fue solicitada por Robert William Thomson en el año de 1845, no fue hasta que el veterinario Escocés John Boyd Dunlop, que buscaba mejorar el desempeño del triciclo de su hijo, quien patentó a su vez en el año de 1888 la primera llanta llena de aire para ser empleada en bicicletas. Logrando este último que las llantas con estas importantes características técnicas superaran y sustituyeran a las ruedas sólidas de caucho en popularidad y practicidad.

Posteriormente y durante el año de 1889, Dunlop empezó a manufacturar y comercializar su reciente invención, registrando para tal motivo su nueva empresa como: “Byrne Brothers India Rubber Company, Ltd.”, en el año de 1896, y la “Dunlop Rubber Company, Ltd.”, en 1900. Finalmente en el año de 1906 Dunlop inició la fabricación de llantas para automóviles”.

Si les llama la atención lo que el mencionado veterinario, seguramente no tan enfermo de la “Esquezofrenia Galopante” que a muchos de nosotros aqueja, logró hace un poco más de un siglo arreglando el triciclo de su hijo, pueden investigar adicionalmente por su cuenta sobre la comercialización actual de sus múltiples líneas de productos deportivos también. Saben, el resto es historia, y para revisarla les incluyo algunos de los sitios de la empresa internacional Dunlop relacionados con llantas:

Por otro lado, otra interesante historia de esa misma época empresarial y que siempre me ha llamado la atención, la cual, esta llena de grandes logros y ventas a lo largo y ancho del mundo, la tenemos “casi inmediatamente a la mano y bien fría”, como bien lo indica el moto perenne, de la empresa que fabrica y distribuye internacionalmente la “Coca-Cola”. Para más detalles les recomiendo visitar la siguiente página en Internet que cito, y de la cual traduzco una pequeña porción exclusivamente para su lectura:  http://heritage.coca-cola.com/.

En la citada página encontré que:

“Como muchas personas que han cambiado la historia John Pemberton, un encargado de una farmacia de Atlanta, se inspiró por simple curiosidad. Una tarde, Pemberton mezcló un líquido color caramelo de aroma fragante, y cuando estuvo listo, lo llevó unas cuantas puertas más adelante a la “Farmacia Jacob´s”. Allí, a la mezcla le fue agregada agua carbonatada y fue muestreada inmediatamente con los clientes presentes en ese momento, los cuales, estuvieron de acuerdo que esta nueva bebida era algo especial. En ese momento la “Farmacia Jacob´s” la puso a la venta por cinco centavos de dólar.

El contador de Pemberton, Frank Robinson, bautizó a la mezcla como “Coca-Cola” y la garigoleó con su muy particular estilo de escritura, el cual se mantiene hasta ahora en la marca tan conocida internacionalmente. Durante su primer año de operaciones, Pemberton sólo vendía 9 vasos de “Coca-Cola” por día.

Desafortunadamente para Pemberton, su muerte ocurre en el año de 1888, sin darse cuenta del éxito que su bebida había creado.

Durante los tres años siguientes, 1888-1891, el hombre de negocios de Atlanta, Asa Griggs Candler, aseguró los derechos sobre el negocio de la empresa que fabricaba “Coca-Cola” por US. CY. $2,300.00 dólares. Candler se convirtió entonces en el primer presidente de la compañía y el primero en generarle una visión real a la empresa y a la marca, ya que transformó la invención de Pemberton en un negocio. En 1895 Candler ya había construido plantas para fabricar el syrup en Chicago, Dallas y Los Ángeles.

Inevitablemente la popularidad de la bebida requirió por parte de los consumidores buscar nuevas formas de gozarla. En 1894, un hombre de negocios de Mississippi llamado Joseph Biederharn, fue el primero en poner la Coca-Cola dentro de unas botellas. Le envió 12 de esas botellas a Candler quién le respondió sin mucho entusiasmo. Sin embargo y aún siendo un brillante e innovador hombre de negocios, Candler no se dio cuenta que el futuro de la Coca-Cola estaba dentro de tales botellas portátiles, las que los consumidores pudieran llevar a cualquier parte. Cinco años después, Candler aún no se daba cuenta de la importancia de embotellar la Coca-Cola, tan es así que, en 1899, dos abogados de Chattanooga, Benjamin F, Thomas y Joseph B. Whitehead aseguraron por “un solo dólar” los derechos exclusivos de parte de Candler para embotellar y vender la Coca-Cola.

Cien años después, “The Coca-Cola Company”, ha producido más de 10 billones de galones (Nota del editor: Números americanos) del syrup que requiere la exitosa bebida que actualmente comercializa la empresa”.

La sección dedicada a la “Esquezofrenia Galopante” de esta edición ha intentado generarle al lector algunas ideas y reflexiones para desarrollar nuevos productos y servicios y después poderlos comercializar exitosamente en todo el mundo, claro está, empezando primeramente en su cuadra y posteriormente en su colonia.

¿Qué esperas…? ¿Milagros…? ¡Ponte a trabajar más creativamente…! ¡Recuerda que rezar es bueno. ¡Rézale al dios de tú preferencia siempre! Pero, después de terminar con tus importantes rezos, ponte a trabajar. ¡Hazlo con calidad, productividad, sustentabilidad y competitividad internacional!

Para lo cual te urge curarte la “Esquezofrenia Galopante que te aqueja. ¡Por favor, cúratela lo antes que puedas!

Bibliografía y Referencias Consultadas
1. Neuman Praes Jacobo. “Esquezofrenia. Manual Administrativo”. 7ª. Edición. 2008. Joega Editorial. (Disponible con el autor).
2. Neuman Praes Jacobo. “Le Tour de France. Una Novela Mexicana sobre Calidad, Productividad y Cultura”. 2ª. Edición. 2008. Joega Editorial. (Disponible con el autor).
3. Neuman Praes Jacobo. “Esquezofrenia Galopante VS Hombres y Mujeres E”. Septiembre 2008. Revista PulsoPyme (Antes Microempresa Mexicana). Pp.: 32-35.

COMPARTIR
Artículo anteriorAhorro en México vs en el extranjero
Artículo siguienteAcompáñanos en nuestra visita a la Casa del Glenmorangie
Jacobo Neuman
Dr. Jacobo Neuman Praes. Doctor en Administración de Negocios por la University of Texas-ITESM. Maestro en administración en ITESM, Maestro en Ingeniería Industrial y Análisis de Operaciones en la University of Wisconsin Milwaukee, además está certificado como experto en Control Estadístico del Proceso e Ingeniería de Calidad por parte del ITESM. Es Ingeniero Mecánico Electricista por la UIA, Consultor PYME acreditado por CANACINTRA y por la Aceleradora de Negocios del ITESM como “Project Leader” donde ha liderado a la fecha 4 diferentes proyectos de aceleramiento. Actualmente dirige sus propias empresas Joega Industrial y Consultoría e Ingeniería SC, además de ser el director y editor de Pulso Pyme. En Consultoría e Ingeniería te podemos ayudar a mejorar la "CALIDAD-PRODUCTIVIDAD-SUSTENTABILIDAD" de todos los procesos que efectúa tu organización, para que con esto puedas satisfacer de mejor forma las necesidades de tus consumidores y/o usuarios, logres mayor rentabilidad y la mejora continua que tanto te hace falta.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here