Mi querido nieto primogénito, Sham,

Mi querida nieta primogénita, Tamara:

D´os me dio la fortuna de ser el abuelo de un niño y de una niña en el mismo año de 2004, con solo 4 meses de diferencia. Esto significa que ambos cumplen 16 años. Y quiero escribirles a ustedes y a todos los jóvenes de 2004, así como a sus padres y abuelos. Esta es la carta con mis sentimientos, dudas y sugerencias.

— *** —

Yo también tuve 16 años. En ese momento era miembro de Bnei Akiva, un grupo de jóvenes que se proponían cambiar el mundo a través de la fe y del trabajo. Estaba absolutamente seguro de mi camino y del éxito que vendría a través de nuestra dedicación. Trabajamos duro por este ideal, reuniendo a personas más pequeñas que nosotros, transmitiendo nuestras ideas. Para esto tuvimos que dedicarnos, leer para aprender, esforzarnos. Hubo horas y días en bibliotecas, leyendo y discutiendo, en sueños por un mundo diferente. Todos mis amigos y yo sentimos que nuestro grupo era mucho más importante que la escuela, que la familia y cualquier otra cosa, imbuidos de un inmenso idealismo. Gran parte de lo que soy hoy se construyó sobre esos cimientos; lo que faltaba de la escuela necesitó ser adquirido más tarde. Mirando hacia atrás, veo que algunos de nuestro grupo no se molestaron en recuperar la parte de estudios, y desafortunadamente todavía lo pagan hoy, con trabajos mal remunerados e inestables.

Y de esto, aquí viene la primera lección:

La Primera Lección

Ir tras los sueños es fundamental, es energizante, desafiante y gratificante. Luchar por un ideal forma conceptos y personalidad, es un fertilizante para el actuación en toda la vida. Pero el estudio no debe ser abandonado. Si se dejó fuera, es necesario invertir en recuperar el estudio, el conocimiento y la cultura. ¿Se puede vivir perfectamente sin esto? Sí, pero no será una vida plena. Faltará mucho, desde temas para charlas con amigos, hasta los fundamentos para lograr el progreso económico.

— *** —

A los 16 años, los amigos son una fuente inagotable de compañía, seguridad y diversión. Son nuestros confidentes y compañeros, socios en cualquier aventurar. Algunos de ellos, la minoría, permanecerán con nosotros de por vida. Deben ser cultivados y mantenidos, aunque la mayoría se tornarán conocidos o incluso un simple recuerdo débil. Sin embargo, es en este momento que olvidamos que tenemos una familia, generalmente no les damos mucha importancia, a veces incluso creamos fuertes antagonismos, viendo a los ancianos como atrasados, incomprensibles y centrados en las cosas equivocadas.

Y aquí viene la segunda lección:

La Segunda Lección

Cultivar amistades es muy importante. Saber cómo estar presente cuando el otro lo necesita y saber con quién podemos contar cuando lo necesitamos. Mantener buenos amigos sin perder el contacto será importante, incluso a distancia. Pero la familia nunca se irá. Por mucho que te alejes en tu juventud, la familia siempre tendrá las puertas abiertas para darte la bienvenida, vibrar contigo, entusiasmarse con tu éxito y ofrecerte un hombro en el momento de la desesperación. Nunca te permitas dejar a la familia hasta el punto de no retorno. Recuerda el elástico: es posible estirar mucho, casi siempre vuelve al punto de partida, al igual que las relaciones familiares. Pero existe un riesgo: es cuando se rompe el elástico, el punto de no retorno. Tengan mucho, mucho cuidado de no llegar a este punto, o su vida adulta será de inmensa soledad -infelizmente conozco diversas personas que no lo cuidaron y les pueden dar testimonios de su sufrimiento a la edad adulta-. Nuevamente, tengan cuidado de no permitirse llegar a este punto.

— *** —

¿Dónde estaré cuando tenga 70 años? Esta es una pregunta que nunca me hice, a los 16. De hecho, ni siquiera sabía que podíamos sobrevivir a los 70, ¡y ya lo superé! Pero si recuerdo correctamente, “sabía” dónde estaría en la edad adulta: -en mis planes sería ingeniero aeronáutico, viviendo en un kibutz en Israel, casado y con cuatro hijos. La realidad es que fui un corredor de seguros (la capacitación en administración ayudó mucho en mi éxito profesional), viví en Brasil hasta los 67 años y hoy vivo en Israel, pero no en el kibutz (de hecho, la ideología del kibutz desapareció, como toda la predicación de la izquierda que ha fallado en todo el mundo), y tuve tres hijos.

Y aquí viene la tercera lección:

La Tercera Lección

La idealización del futuro es espectacular, nos motiva y nos da un “norte”. Guía muchas de nuestras decisiones. Pero hay lo que llamamos “el inesperado*, que puede ocurrir en cualquier momento. La muerte de un ser querido, una crisis económica, una enfermedad, un cambio en la política y cualquier otra cantidad de circunstancias imprevistas son posibles. Estos se llaman los impredecibles predecibles. Pueden cambiar totalmente nuestros planes. Es necesario ser adaptativo, saber aceptar que hay situaciones que están fuera de nuestro control y necesitamos poder percibir y discernir para analizar lo que está sucediendo, serenidad para aceptar lo que no podemos cambiar, coraje para cambiar lo que es posible y sabiduría para comprender diferencia entre lo que debe aceptarse y lo que puede modificarse.

— *** —

A menudo, en nuestra juventud, somos llevados a imaginar que somos capaces de todo. Este sentimiento de omnipotencia es común y aceptable, pero necesita un freno. Este freno es la espiritualidad. Cuando preguntamos qué es la espiritualidad, muchos responderán que es creer en D’ os, otros dirán que ir a la Sinagoga, la Iglesia o la Mezquita, otros aún dirán que es miedo frente al pecado. Aprendí de mi amigo y gurú, el Dr. Abraham Twerski, que también es un Rabino importante, que la espiritualidad es muy diferente a esto. El menciona 16 componentes de la espiritualidad en su libro “The Spiritual Self”, entre los cuales el respeto, el honor, el control de las emociones, el discernimiento entre “Quiero” y “Debo”, correcto e incorrecto, y principalmente, la determinación de hacer el correcto por principio de vida y no por temor a las consecuencias.

Y, para terminar, aquí está la cuarta y última lección:

La Cuarta Lección

Pongan la espiritualidad en sus vidas. Ser capaz de sentir la necesidad de los demás y ayudar, sin buscar fama, gloria, reflector o recompensa. Hacer lo correcto bien, no porque pueda “ser atrapado” haciendo algo malo, sino porque estás decidido a ser honesto con tus socios, tu empleador, tu maestro, tu cónyuge o con el mundo que te rodea. Tener fe en la humanidad, en el ser humano y, si es posible, en un Ser Superior, que en mi caso específico es Hashem Itbarach (D’os Bendito), el D’os que me da apoyo y orientación. Se honesto con tu entorno y contigo mismo, incluso si te cuesta algo intangible como la fama o tangible como el dinero. Saber, mis queridos nietos, que la meta del hombre no debe ser la fortuna material, sino el bienestar espiritual, la inconmensurable satisfacción de hacer el bien. Ser voluntario, entregarse a los demás: esto paga mucho más que cualquier salario, bonificaciones o dividendos.

— *** —

Cuando tenía 16 años, gran parte de lo que escribí aquí para ustedes, era absolutamente desconocido para mí. Gran parte de esto llegó de manera subliminal y no escrita, y por lo tanto, se asimiló más lentamente. Traté de escribirles desde el fondo de mi corazón y con toda mi alma.

Le pido a D’os que lo lea. Pido más: -Le pido a D’os que en algún momento lo relean. Y rezo fervientemente para que incorporen estas lecciones a sus vidas. Si esto sucede, el día que me vaya, estaré recompensado.

Yo los amo. Amo mucho a mis 10 nietos de sangre y a mis otros dos “nietos prestados”. Veo cuánto invierten sus padres en su bienestar. Tengo un orgullo inmenso de cada uno de ustedes y termino dándoles la triple bendición de la Torá:

¡Que Dios te bendiga y te guarde! ¡Que el Eterno brille su luz sobre ti y te dé su gracia! ¡Que Dios levante su rostro hacia ti y te de paz!

Mayo / 2020 – Yar / 5780

 


Marcos L Susskind
Marcos L Susskind

Administrador de, Empresas graduado en Brasil por EAESP / FGVSP, Guía de turismo en Israel, orador, activista comunitario, voluntario en la lucha contra las drogas. Miembro de Drug Free America, miembro fundador de ITFSDP - Internacional Task Force On Strategic Drug Policy. Comenta noticias sobre Israel a varios órganos de la prensa judía, en portugués y español. Vive en Holón, Israel, con su esposa. Tiene 3 hijos y 10 nietos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.