Destellos celestiales en una joya

Cuando alguien se dedica a lo que más le gusta, cuando lo hace con determinación y pasión, y si además tiene talento, las probabilidades de alcanzar el éxito están aseguradas.

Daniel Espinosa es una fuente inagotable de creatividad, que ha contagiado al mundo su amor por la pureza y la elegancia de la joyería fina, original y siempre en boga.

Se dice que la buena fortuna siempre atrae energía de su misma clase, y por eso no es de sorprender que el pueblo mágico de Taxco de Alarcón, en el estado de Guerrero, fuera la primera fuente de inspiración de Daniel: dos grandes unidos por hilos de plata. Taxco ha sido un próspero pueblo minero dedicado a la explotación de la plata, desde los primeros habitantes de la región, hasta las hábiles manos de quien ahora es el diseñador de joyas mexicano más famoso del mundo..

Después de estudiar Diseño de joyería en Los Ángeles en el Gemological Institute of America, Daniel Espinosa convirtió su nombre en sinónimo de la más pura perfección, de una que es atemporal, única e inolvidable.

Los  diseños de su joyería son una oda a la belleza femenina, que no se limita al aspecto estético, sino que abarca también su grácil elegancia y su fortaleza. Las líneas suaves y fluidas de sus formas combinan la audacia con el clasicismo, el simbolismo de los elementos con la modernidad, creando colecciones que comparten el lenguaje universal de lo que nos resulta atractivo.

Sus colecciones están inspiradas en la observación de la belleza, de los sucesos y de los elementos distintivos de cada uno de los diferentes rincones del mundo con los que Daniel se ha maravillado. Desde las calles empedradas de Taxco, pasando por París, Corea y Londres, el coqueteo de cada lugar ha sido capturado en sus diseños clásicos, atrevidos, coquetos o juveniles. 

     
En su nueva colección Oaxaca, logró atrapar las raíces culturales que han hecho famoso al estado en el mundo, creando modernas joyas que conservan su esencia local, a la vez que rompen barreras y estilos particulares, usando materiales como el jade. En los diseños de Isla Margarita, nos invita a sumergirnos en los azules profundos del Caribe, a través del uso de colores y texturas que nos recuerdan el colorido vaivén del mar.

Para Daniel, la esencia de la vida es una celebración constante, y por eso cada una de sus piezas es una oda al lenguaje sensorial, ése que no necesita palabras para sentirlo. Ya sea que se trate de diseños geométricos, inspirados en Diego Rivera, o delicadas piezas de filigrana, llenan las temporadas de color y estilo.

Cada pieza tiene vida propia y es creada cuidadosamente a mano, por eso, en la colección Pure Rain se siente la delicadeza de las gotas de lluvia y la pureza del viento al usarla. No se trata de colecciones que complementen el estilo ideal de cada mujer, sino que están diseñadas para cautivarnos con su esencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *