Editorial Esquezofrenia

La Esquezofrenia nos ayuda a vivir de la limosna

Limosna

Para poder desarrollar mejores procesos y sistemas operativos, es necesario además de querer hacerlo, tener la voluntad y los conocimientos suficientes para poder implantarlos”.

LimosnaEn esta difícil época pretender seguir viviendo de la limosna que nos dan voluntariamente otros, además de ser una irresponsabilidad total, no necesariamente nos garantizará que sigamos llevando el mismo tren de vida al que estamos acostumbrados.

La razón de lo anterior, es que no podemos asegurar que las fuentes de ingreso que provienen de las “buenas” personas que nos han dado anteriormente la “limosna”, quieran seguir haciéndolo, suban o mantengan sus ingresos y puedan seguir dándonos tales dádivas sino que, además, podría ser peor si es que sus ingresos se reducen y ya no tienen tanto dinero para regalarnos.

Existen algunas limosnas que nos habíamos acostumbrado a recibir y que, definitivamente, ya no las podremos gozar de igual forma en el futuro cercano. El tipo de “limosna” que considerábamos duraría por los siglos de los siglos incluye: Ingresos milagrosos por los cuales no habíamos hecho grandes esfuerzos en obtenerlos en base a la mejora de nuestros propios niveles de educación, o de la calidad o productividad de lo que hacemos, o de nuestra raquítica eficiencia interna.

Las limosnas que antes recibíamos sin cuestionar y no necesariamente se seguirán recibiendo en tan grandes cantidades se debían principalmente a: El precio elevado del petróleo en el mundo, a las remesas que nos envían desde los Estados Unidos algunos de nuestros paisanos y, por último, a los ingresos perdidos de los turistas o de los inversionistas que ya no quieren visitar o invertir en lugares inseguros, corruptos, con rezagos educativos, improductivos, con muchos “burros, bueyes y otros tantos güe….”, maestros poco preparados para educar, con falta de reglas claras, exceso de tramites y además llenos de baches, “estorbaforos”, inseguridad, corrupción, topes, algunos de ellos ecológicos y otros no, semi-fericos, semi-circuitos interiores y segundos pisos parciales llenos de agujeros o sin vías de comunicación modernas y eficientes. En suma: completamente atiborrados de millones de “Esquezofrenicos”.

¿Por qué no hemos invertido en generar ingresos que provengan de procesos productivos propios? Parece ser que para poder desarrollar mejores procesos y sistemas operativos, es necesario además de querer hacerlo, tener la voluntad y los conocimientos suficientes para poder implantarlos.

Tales potenciales resultados y actividades requieren sistemas educativos modernos y no obsoletos, como los que desafortunadamente existen en nuestro tres veces H país.

Mientras los países más desarrollados sigan invirtiendo porcentajes más elevados de sus respectivos PIB´s, en sus procesos de investigación, educación y capacitación, que lo que nosotros hacemos por estos rumbos, nunca los podremos alcanzar.

¿Ustedes creen que otras economías o ciudades o colonias o empresas de países más avanzados, se van a detener a darnos una oportunidad para que nosotros planeemos y tomemos decisiones para que algún día los alcancemos? Yo, desafortunadamente no lo creo.

Requerimos mejorar nuestros anacrónicos sistemas educativos tanto los del kinder chico, kinder mediano, kinder grande, primaria, secundaria, escuelas técnicas, bachilleratos, normales, preparatorias y obviamente también los de las universidades. En suma: todos los niveles educativos del país necesitan urgentemente mejorar. Ya que si no lo hacemos, seguiremos siendo un país de burros, digo, de “Esquezofrenicos”. ¿O podría ser peor…?

Hacer todo esto último nos va a obligar a practicar algunos deportes poco conocidos o desarrollados por nuestros rumbos: Pensar, planear, decidir y actuar, además, que el hacerlo nos permita ganar en conocimientos o aptitudes, mejorar nuestra actitud, triunfar en los partidos, el torneo o en la vida.

¿Y, por qué no lo hacemos? Por la esquezofrenia galopante que abunda por nuestras humildes colonias llenas de baches y topes ¡algunos de ellos mentales! los cuales, nos frenan, paran y detienen todo el tiempo.

¿Por qué es mejor intentar depender de la buena voluntad de otros que del esfuerzo y el trabajo propios? Yo no lo sé, pero estamos acostumbrados hacerlo así, somos muy comodinos, además, no nos gusta tomar decisiones; ha de ser una cuestión cultural.

¿Cómo que cultural, qué es eso, con qué se come? ¿Recuerdas que el origen de la “Esquezofrenia Galopante” está en nuestro sistema educativo obsoleto? Ya lo decía en su momento el famoso filósofo Suaréz de la tele: -¡Por eso estamos como estamos…!-

¿Y por qué estamos como estamos? ¡Por la desafortunada enfermedad epidémica que nos aqueja llamada: Esquezofrenia! Además, si estamos bastante graves de la enfermedad conocida como Esquezofrenia, pues es muy difícil hacer cosas u actividades que compitan contra productos o procesos mejor hechos, más eficientemente producidos o más modernos de países mejor preparados y capacitados.

Recapitulando: Nuestro sistema educativo está tan mal que los padres y madres que pasaron por él durante las últimas cuatro o cinco generaciones, ¿o serán más?, son poco creativos, innovadores, investigadores, trabajadores o lectores, a casi todos sus hijos les han puesto el mismo nombre, ha de ser por eso de las modas que todos son tocayos.

Yo me pregunto: ¿Cuál es la razón por la que estos mismos padres, si no les pusieron a todos esos niños el mismo nombre, -y esto va tanto para niños como para niñas-, les permitan que así se nombren entre ellos o ellas, o así les digan cuando les hablan sus amigos, hermanos, jefes o compañeros de escuela?

¿Será por falta de conocimientos, cultura, innovación, creatividad, o de plano pereza mental, será por eso que el día de hoy somos el país número sesenta en productividad mundial, será por eso que México es el lugar número treinta de treinta en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), en nivel de conocimientos de los niños? ¡No, ha de ser por la “Esquezofrenia”!

¿A qué me refiero? A que ahora todos son tocayos o tocayas, todos se llaman “güey”

Y entonces me pregunto: ¿No será por eso que nadie quiere ya venir de paseo o invertir en estos rumbos llenos de “güeyes”…? ¿No será por qué es muy difícil hablar, comunicarse o hacer negocios con puros “güeyes”?

Mi recomendación radica en que si no queremos seguir siendo burros y pobres en nuestras casas, departamentos, empresas, ciudades, estados o, desafortunadamente, país, es necesario que nos curemos lo antes posible de la terrible enfermedad conocida como la “Esquezofrenia Galopante”, grave mal que desde la prehistoria nos aqueja, y que se ha acrecentado gracias a que durante algunos años gozamos de ingresos gratuitos adicionales, los cuales, lamentablemente, nos ponían en una posición cómoda, que no nos dejaba ver que para progresar había que invertir en educación y capacitación de la fuerza laboral, de los futuros padres y madres, de los potenciales ejecutivos, directivos, políticos, diputados y líderes en general, para que con estos conocimientos más modernos y frescos pudiéramos volvernos Gente “E”, sí, esa, que he definido anteriormente como de “Niveles Internacionales de Competitividad”.

Así que manos a la obra y mente a la acción, ¿ó… será al revés?:

¡No sigas pensando que vas a poder seguir viviendo de la limosna, por los siglos de los siglos…!

¡Ponte a trabajar más inteligentemente después de que le reces a quién más te convenga!

Y para hacerlo: ¡Cúrate lo antes posible de la violenta y contagiosa “Esquezofrenia Galopante” que te aqueja!

¡Te urge, por tú bien, el de tú familia, el de tú empresa y, porque no, el de tú país y mundo! (Es muy importante hacerlo en este orden).

¡Dejemos, por favor, de ser “Esquezofrénicos”!

¡Gracias y suerte! (La vamos a necesitar, sobre todo si ya no va a haber tanta limosna)

Esquezofrenia: “Es una enfermedad o un mal nacional de México […] que está directamente relacionada con la fala de educación y capacitación que tiene el individuo, lo cual hace que su bajo nivel cultural también afecte profundamente su personalidad, de tal forma que su comportamiento sea continuamente irresponsable, falto de involucramiento y apático ante su propia vida, familia o trabajo!.

Bibliografía:

Friedman, Thomas. (2005). “THE WORLD IS FLAT. A BRIEF HISTORY OF THE TWENTY-FIRST CENTURY”. 1ª. Edición. USA. Farrar, Straus and Giraux. New York.

Neuman, Jacobo. (2008). “ESQUEZOFRENIA, UN MANUAL PARA UNA NUEVA VIDA”. 7ª. Edición. México. Joega Editorial.

Neuman, Jacobo. (2008). “TOUR DE FRANCIA. UNA NOVELA MEXICANA SOBRE CALIDAD, PRODUCTIVIDAD Y CULTURA”. 2ª. Edición. México. Joega Editorial.

NOTA: SI QUIERES LEER MIS LIBROS, ¡AVÍSAME…!

Similar Posts