Tres jóvenes españoles: Juan José Sánchez Herrera, Marta Nicolás y Patricia Ratia iniciaron, hace 7 años, un sueño. Hoy este es una realidad que les alimenta a seguir soñando. Los sueños no se consiguen de la nada y si se cumplen, a seguir soñando.

De Izquierda a Derecha los fundadores de “SAMYROAD”: Patricia Ratia, Juan Sanchez-Gerrera y Martha Nicolas.

Hay tres grandes retos para un emprendedor: lograr que la empresa nazca, crezca y se desarrolle. Estos jóvenes pensaron en un concepto: promover la venta de un producto a través de convencidos de su calidad y características, que además cuenten con un potencial de influencia justo para el mercado específico de ese producto. En el argot de mercadotecnia: Para cada marca su “influencer” que la promueva.

En otras palabras, cada producto o marca tiene un mercado potencial, este típicamente está caracterizado por hábitos de quienes forman parte de él, por ejemplo, un corredor de maratones suele ir a tiendas de deportes, a leer propaganda sobre tenis, también sobre comidas que le permitan mantener un peso y fortaleza adecuada. Hay muchos corredores de maratones, aficionados y profesionales de alto rendimiento. También los hay que intentan correr carreras de fondo o medio fondo etc. Pero no todos son Eliud Kipchoge, el keniano cuya marca de dos horas y un minuto y medio es fenomenal. Imagina a Eliud Kipchoge con un sitio en red en el que comparte sus hábitos deportivos, su ropa deportiva favorita, los alimentos y horarios en los que come etc. ¿Si tú fabricaras tenis para correr maratones, te gustaría que Eliud tuviera una buena opinión de ellos y lo expresara en ese sitio?

La red está llena de huellas en bytes, quien entra aquí o allá va pintando un camino, ese camino lo caracteriza. Las redes sociales como Facebook, Instagram, Youtube y Snapchat son visitadas cotidianamente por miles de usuarios.  El arte de la informática es diseñar un algoritmo que identifique caminos con personas y a éstas con gustos, con necesidades, con la propensión de comprar esto o lo otro. Decirlo, desearlo, es fácil, pero hay que lograrlo.

Hoy SamyRoad lo hace tan bien que, después de tres años de cruenta lucha, se posiciona y expande por el mundo: Madrid, Lisboa, Nueva York, París, Rio de Janeiro, San Pablo, Buenos Aires y llega a México ¡Enhorabuena! Hoy, a siete años de haberse fundado, sueñan con triplicar, este año, sus ventas del 2018, vaya que suena ambicioso ese sueño.

Cuentas grandes con Unilever, Loreal, Corona, BBVA…se ve bien, están en las grandes ligas. Pero si tú tienes una pequeña o mediana empresa ¿qué tienen ellos que ver contigo? Para SamyRoad todas las empresas son importantes, se vinculan con el producto, lo adoptan, se comprometen con su cliente y buscan y siguen buscando, finalmente encuentran, tan seguros ya están de sus hallazgos que acuerdan metas, tiempos y cumplen.

La red está llena de trampas, muchos “influencers” realmente no lo son, sus seguidores no son auténticas personas, son “bots”, es decir, bits y bytes bien ordenados en forma de algoritmos que engañan fácilmente pero son ineficaces para los propósitos de los clientes…mucho ruido y pocas nueces.

También hay muchos “influencers” que son personas que “dan la pala”, sólo lo parecen, pero a la hora de la verdad… son un fiasco. Es entonces un reto depurar ágilmente, de nuevo el arte de la informática de su lado ¿pero sólo de la informática?

Para tener éxito hay que apasionarse, hay que creer, hay que arriesgarse ¿Pero eso basta? No, he aquí una reflexión sobre estos chicos. Concibieron el producto, trabajaron para hacerlo realidad, se apasionaron, creyeron y se arriesgaron. Hoy siguen aprendiendo, hoy siguen ambicionando y siguen soñando, pero a Dios rogando y con el mazo dando.

En México la vida media de las empresas es de 7.8 años  ¿Cuántas empresas arrancan con sueños así cómo ellos? Logran mantenerse un tiempo y, de pronto, las deudas las empiezan a agobiar, se estancan o empiezan a bajar las ventas, los competidores empiezan a ganar terreno, la pasión se empieza a apagar ¿Para cuántas de estas empresas no hace falta justamente, en el momento oportuno, identificar a sus “influencers”? Darle un giro a tiempo puede ser la diferencia ¡Anímate a conocerlos! ¡Tenlos en el Radar!

REFERENCIAS:

 

https://samyroad.com/

https://samyroad.com/case-studies/crave-crush/

https://samyroad.com/case-studies/elvive-by-loreal-paris/

https://www.pulsopyme.com/ventas-ciguenas-y-bebes/

https://www.weforum.org/reports/the-global-competitveness-report-2018

Las fotos fueron encontradas en la red abierta.

NOTA: Si necesitas más información o conocimientos sobre dinámica de sistemas, modelación, administración del recurso humano, administración de la producción, cadena de suministro, asignación de precios, toma de decisiones, estadística, matemáticas o mercadotecnia, ponte en contacto con nosotros en: www.pulsopyme.com y con gusto hacemos una sesión especial de trabajo para contestarlas.


Javier Pulido Cejudo
Javier Pulido Cejudo

Doctor en Matemáticas (PhD) por la Universidad de Princeton (1981). Maestro en Artes en Matemáticas también por la Universidad Princeton (1976). Licenciado en Matemáticas UNAM (1974). He sido Director de la División de Ingeniería del Campus Santa Fe del 2001 al 2009 del ITESM. Investigador y profesor en el ITESM y en la UNAM, he participado en diversos proyectos de consultoría usando Sistemas Dinámicos, Investigación de Operaciones, Dinámica de Sistemas y Estadística para resolver problemas prácticos en diferentes empresas. Participé en el equipo que produjo el documento de Proaire 2011 modelando el tráfico de la Zona Metropolitana del Valle de México. Utilizo la modelación para crear escenarios que muestren la viabilidad de proyectos, sus riesgos y qué medidas permiten lograr las metas deseadas. Actualmente es profesor de tiempo parcial e investigador por convenio en la Anáhuac campus norte.

Leave a Reply

Your email address will not be published.