En el número de mayo-junio de 1993 de la revista Harvard Business Review apareció el muy celebrado artículo de James F. Moore “Depredadores y Presas: Una nueva Ecología de Competencia”. Ha sido tan popular que actualmente es común hablar de los ecosistemas empresariales ¿Pero esto es tan sólo una metáfora afortunada o tiene una mayor profundidad para entender qué hacer para ser exitoso en el ambiente empresarial?

En la naturaleza podemos distinguir distintos ecosistemas, así hay bosques y desiertos que se convierten en lugares donde el hábitat, la flora y fauna difieren entre uno y otro. Hay selvas, bancos coralígenos etc. Distintos en muchos sentidos pero en cada uno de ellos podemos identificar algunas relaciones que ayudan a que ciertas especies prevalezcan, colaboren, depreden o compitan. Esas relaciones, a la postre, se convierten

en algo que trae un bien común, que coadyuva a que sigamos teniendo bosques, selvas, desiertos, etc.

Toda empresa productiva cuenta con proveedores, estos son empresas que se benefician vendiéndole los insumos que aquella requiere. La empresa a su vez se convierte en proveedora de otras empresas y esto se enlaza en lo que llamamos cadena de suministro.

Las empresas proveedoras también lo son de otras, algunas de las cuales puede ser que compitan con la primera. Ser proveedor de una sola empresa es altamente arriesgado, así, a la par que un proveedor beneficia directamente un negocio, puede, indirectamente, estar haciendo que sus utilidades disminuyan pues el competidor hace que su participación en el mercado se limite, incluso puede sacarlo de éste.

 

Zorro

Coyotes y zorros comen conejos, así los conejos favorecen el crecimiento de los coyotes, pero también el de los zorros. Los coyotes también comen zorros, es decir, además de competir, el zorro es depredado por el coyote.

Coyote

Pero coyotes y zorros, a pesar de que compiten por tener una presa en común y uno es victimizado por el otro, se ven, a la larga, beneficiados por su mutua existencia. Una excesiva cantidad de conejos puede cambiar el hábitat que sostiene a ambos, es decir, ambos contribuyen a mantener a raya a un posible aniquilador de plantas que se mantienen en un delicado equilibrio, roto este, las consecuencias pueden ser devastadoras.

Esto tiene paralelos en los ecosistemas empresariales que pueden divertir al lector interesado en encontrarlos poniendo nombre y apellido. Así como hay especies que han sucumbido a los retos naturales a que fueron expuestas, muchas evolucionaron para dar lugar a especies mejor adaptadas a las condiciones naturales prevalecientes. En el mundo empresarial existente podemos afirmar, al igual que en la naturaleza, que una empresa se adapta, se transforma o muere.

Imperios

Es imperioso estar atentos (ver GCI 4.0 del World Economic Forum)

  • a los cambios que el ambiente del mercado va imponiendo
  • a las habilidades que las personas ofrecen
  • a la confianza en la instituciones
  • a la estabilidad macroeconómica
  • a la calidad de la infraestructura de transporte
  • a la accesibilidad a los recursos financieros
  • a la incorporación de tecnologías de información y comunicaciones
  • a las innovaciones que van transformando la forma de satisfacer las necesidades de un público cada vez más atento a incorporarlas

También vale la pena establecer y respetar las regulaciones para promover un conjunto de ecosistemas competitivo.

Podemos distinguir distintos ecosistemas empresariales: industriales, de servicio, comerciales y gubernamentales. También intervienen, tristemente, los que ofrecen bienes y servicios prohibidos que generan grandes daños a las empresas legalmente establecidas y al público en general.

Los ecosistemas interactúan internamente y entre ellos. La competitividad empresarial va a depender de qué tan bien, en su conjunto, satisfacen las demandas de mercado. Para esto es importante que sean productivos y favorezcan, dentro de la legalidad, la coexistencia eficiente entre ellos. Al final, el poder adquisitivo de las personas depende de la calidad de sus salarios, lo que compren va a depender de cuánto ganen. Más compradores potenciales da más oportunidades a los emprendedores, más emprendedores exitosos da la posibilidad de ofrecer mejores salarios.

Tiburon

Finalmente, a todo esto:  ¿Quién es el tiburón?

NOTA: Si necesitas más información o conocimientos sobre dinámica de sistemas, modelación, administración del recurso humano, administración de la producción, cadena de suministro, asignación de precios, toma de decisiones, estadística, matemáticas,  mercadotecnia ponte en contacto con nosotros en: www.pulsopyme.com y con gusto hacemos una sesión especial de trabajo para contestarlas.

REFERENCIAS:

https://www.weforum.org/reports/the-global-competitveness-report-2018

https://www.cofece.mx/

https://works.bepress.com/tamilla_curtis/7/

Predators and Preys: A New Ecology of Business. James F. Moore

 

Las fotos fueron encontradas en la red abierta.


Javier Pulido Cejudo
Javier Pulido Cejudo

Doctor en Matemáticas (PhD) por la Universidad de Princeton (1981). Maestro en Artes en Matemáticas también por la Universidad Princeton (1976). Licenciado en Matemáticas UNAM (1974). He sido Director de la División de Ingeniería del Campus Santa Fe del 2001 al 2009 del ITESM. Investigador y profesor en el ITESM y en la UNAM, he participado en diversos proyectos de consultoría usando Sistemas Dinámicos, Investigación de Operaciones, Dinámica de Sistemas y Estadística para resolver problemas prácticos en diferentes empresas. Participé en el equipo que produjo el documento de Proaire 2011 modelando el tráfico de la Zona Metropolitana del Valle de México. Utilizo la modelación para crear escenarios que muestren la viabilidad de proyectos, sus riesgos y qué medidas permiten lograr las metas deseadas. Actualmente es profesor de tiempo parcial e investigador por convenio en la Anáhuac campus norte.

    1 Response to "¿Quién es el Tiburón?"

    • Avatar Maria Andrea

      Me gustó mucho la comparación con los coyotes y las empresas, como es necesaria al final la competencia para que no haya demasiados “conejos” es decir no falten proveedores.

      Me dio a entender que el tiburón es el gran competidor que se come a los mercados pequeños, creo que sería interesante un artículo de como se relacionan las grandes empresas con las PyMEs y que posibilidades existen realmente de que una pequeña empresa crezca e un mercado que ya está tomado por gigantes.

Leave a Reply

Your email address will not be published.