SEGUNDA PARTE

Prologo:

Nuevamente les comento que yo no doy “CLASES MAGISTRALES O MAESTRAS O WEBINARS GRATUITOS PARA DESPUÉS VENDERTE ALGO” sino que mejor comparto lo poco que humildemente todavía entiendo y sé, en “SESIONES ESPIRITISTAS PRESENCIALES CON UN CAPUCHINO CALIENTITO Y UN BISCOCHO PARA CHOPEAR A UN LADO, ESAS SÍ, GRATUITAS”. ¡Ja!

Y, cuando quieran, vuelvo a sacar mis apuntes y libros del archivero, los desempolvamos y los comentamos. Y, si no, pues no…

“Para crecer y aprender, solo necesitas entrar a www.pulsopyme.com donde no es necesario usar ninguna otra plataforma, tampoco tienes que pagar nada, no encontraras “CLASES MAESTRAS O MAGISTRALES” ni “WEBINARS” a los que tengas que inscribirte mandando tus datos o pagando algo. Lo único que tienes que hacer es entrar, buscar y leer uno de los cientos de artículos, casos de éxito y demás colaboraciones que tenemos especialmente para ti, para que puedas aprender lo que otros hicieron o hacen y listo. Ponemos toda una escuela o universidad a tu alcance con los temas más actuales o importantes para ti, tú familia, tus colaboradores, tú empresa y por qué no para nuestro querido México y el mundo”.

Dr. Jacobo Neuman Praes.

En esta importante entrega trataré de presentar algunas ideas brillantes sobre liderazgo y planeación estratégica, los factores principales que lo componen y como la “ESQUEZOFRENIA GALOPANTE” y la “RESISTENCIA AL CAMBIO” afectan la obtención de resultados adecuados en las organizaciones, independientemente de su tamaño o giro, sean estas “PRIVADAS DE INICIATIVA” o “PARASITALES (Definición propia).”

La presente, les recuerdo, “Sesión de Capacitación” la he impartido presencialmente como parte del curso de “Planeación Estratégica”, “Administración de Operaciones y la Cadena de Valor”, “Administración de Proyectos” o el del “Emprendimiento Exitoso”, sin olvidarme de los múltiples cursos en donde he dictado el tema de “Mejora Continua” o el de “Control Estadístico del Proceso (CEP)” y su relación con los “Sistemas de Aseguramiento y Control de la Calidad, Productividad y Sustentabilidad*”.
Pero, antes de dar inicio a esta importante “Sesión Espiritista”, les menciono que si alguien, antes de hacerlo, quisiera validar mis credenciales, revisar mí trayectoria profesional y académica, pueden revisar la siguiente liga y también solicitarme copias actualizadas corta, mediana, larga o actualizada de mí currículo (no cuesta revisarlo):


https://www.pulsopyme.com/y-tu-ya-fuiste-mi-alumno/


Introducción:
Iniciaré esta importante “SESIÓN DE TRABAJO”, con un relato relacionado a lo que me sucedió personalmente con uno de mis primeros PROVEEDORES, que era un importante colaborador en la escuela a la que yo asistía, el “MAESTRO DE CARPINTERÍA” de tercero de secundaria: “El Carpintero”, a quien le solicité me ayudara a construir un librero para mí casa como proyecto final, el cual, nunca se pudo terminar por completo en forma adecuada durante todo el año que duró el curso. Y ese fue parte del origen de mí libro: “Esquezofrenia. Un Manual para una Nueva Vida”.

“MÍ PESIMO MAESTRO DE CARPINTERÍA”.
La tercera historia que contaré tiene que ver con mí “PESIMO maestro de carpintería”. Esta, sucedió durante el tercer año de secundaria. Y fue, muy interesante además de aleccionadora la vivencia que pasé con este nefasto personaje.
Cuando apenas iniciábamos el curso, el “maestro de carpintería” nos indicó que cada uno de nosotros tendría que preparar el croquis de un mueble. Este mueble sería nuestro proyecto final y él nos enseñaría a trabajar la madera de tal forma que pudiéramos construir y terminar totalmente el mueble. Además, nos enseñaría como usar todas y cada una de las herramientas que utiliza en su importante oficio un carpintero.
Con este importante objetivo anual del curso en cuestión, durante las tardes siguientes me puse a dibujar un librero. El cual, necesitaba urgentemente para en él acomodar varios libros y “cachivaches” que tenía arrumbados por todos lados en mí cuarto.
La siguiente clase le mostré el dibujo al “maestro de carpintería”, quién me dijo que lo que haríamos a continuación era hacer el despiece del librero, y calcular la cantidad de madera que sería necesaria para construirlo. Además, también tendríamos que hacer el cálculo del costo de adquirir dicha madera y los materiales adicionales como Resistol, clavos, lijas, laca, tornillos, hojas para los serrotes y cortadores, entre otras cosas que íbamos a emplear para fabricar el “mueble”.
Mis compañeros de clase también trajeron sus dibujos pero en lugar de comentarles a cada uno de ellos y a mi algo más, mejor nos dijo: -“Jóvenes, yo tengo aquí el dibujo de un librero muy sencillo, no como el que me acaba de mostrar su compañero Jacobo, y les ofrezco traerles la madera de un local que nos la vende bastante económica y tiene la calidad requerida para el trabajo final.
El costo de los materiales para hacer el librero que les comento, es de aproximadamente $175.00 pesos cada uno y el que quiera de ustedes eso hacer, por favor tráiganme el dinero la próxima semana para ordenar la madera y nos la traigan al taller de la escuela lo antes posible.
Éramos 20… Hagan cuentas…
Todos mis compañeros aceptaron y trajeron los $175.00 pesos indicados y se los entregaron al maestro, que procedió a hacer una lista de los que ya habían pagado la cuota requerida para la adquisición de la madera.
Yo, por el contrario, le solicité, bueno rogué, a mi padre (QEPD) me facilitará los $250.00 pesos que iba a costar el material, incluyendo la madera y las hojas de corte que el “maestro de carpintería” me había indicado iba a costar hacer mí librero de diseño especial. Después de muchas discusiones con mí padre sobre los pros y contras de dicha inversión cuantiosa, aceptó pagarme la cantidad mencionada, con una condición: -“Que el librero quedará muy bien hecho”. Cosa a la que me comprometí…
Entonces con los $250.00 pesos en la mano, le entregué la siguiente clase al “maestro de carpintería”, la cantidad en cuestión y también me puso en la lista de alumnos que le habían entregado el dinero requerido para hacer sus libreros. También tomó nota de que el mío requeriría un poco más de madera para poderlo armar.
La siguiente semana nuestro “maestro de carpintería”, nos indicó que ya había hecho el pedido de la madera en la maderería y que a más tardar en un par de semanas nos la traerían, y así podríamos iniciar nuestros trabajos con la madera.
Mientras nos la traían, nos dijo que nos explicaría en cada una de esas sesiones previas al recibo de la madera, el uso de cada una de las herramientas que se requieren emplear para lograr ser un buen carpintero. Por ejemplo: -“La garlopa, el serrote, el trompo, la sierra cinta o de mesa, la gubia, la lija, la caladora, el taladro, la cinta métrica, la escuadra y todas las demás herramientas necesarias utilizar en los trabajos de carpintería”.
También nos ofreció explicarnos el uso de las gomas, selladores y barnices requeridos en tan importante y rentable oficio.
Todos aceptamos el que el “maestro de carpintería” nos diera esas importantes explicaciones, las cuales cada clase solamente durarían unas 15 minutos y que mientras llegaba la madera y nos pudiera explicar más directamente sobre el trabajo, nos daba la oportunidad de retirarnos tempano si así lo queríamos hacer.
La mayoría de mis compañeros se retiró al patio y empezó a jugar futbol. Yo me quedé un rato más e hice algunas preguntas adicionales al “maestro de carpintería” sobre las maderas y los diferentes materiales que íbamos a usar. Cosa que no le gustaba hacer, ya que tenía siempre prisa de irse a otro lado. Después, me fui a jugar futbol también.
La siguiente semana después de las importantes instrucciones de 15 minutos, y aun sin recibir la madera, todos nos fuimos al patio. Esta vez jugamos beis-bol.
La siguiente semana, el “maestro de carpintería” nos indicó que el material solicitado al distribuidor no había llegado por una inundación en la carretera que lo traería a la ciudad. Jugamos a los “Encantados de no tener clase de carpintería”.
La siguiente semana nos indicó el “maestro de carpintería” que el material había llegado mojado y que lo tendrían que estufar. Jugamos en el patío Vóley bol.
Y así pasaban una y otra semana sin recibir la “susodicha y pagada madera” al “maestro de carpintería”, Jugábamos de todo, incluyendo: -“A la víbora, a la víbora de la mar… de la mar…”
Mi padre me preguntaba casi diario cómo iba el librero y yo le contaba lo que estaba pasando en la carretera, en Oaxaca y en la estufa y en el patio, y mis avances en los deportes. Pronto empezó a decirme que iba a ir a la escuela a pedirle su dinero de regreso al “maestro de carpintería”, y que lo iba a reportar a la dirección por ratero. Yo le pedí que me lo dejara arreglar a mí.
La siguiente semana le comenté al “maestro de carpintería” la charla amistosa que había tenido con mí padre y lo que quería hacer. Este, me indicó que si quería tener mi madera tendría que acompañarlo a la maderería para escoger una que no estuviera tan “mojada”. Eso hicimos. Y la siguiente semana tenía yo mí madera en el taller de carpintería. La madera de mis compañeros seguía “estufándose” o en la carretera o mojada por las torrenciales lluvias veraniegas en Oaxaca y pronto llegaría. Mientras tanto y ya sin explicaciones de ningún tipo, todos menos yo, se retiraban al patio a jugar lo que fuera.
Yo, por lo pronto le exigí al “maestro de carpintería” me enseñara en vivo y a todo color todo lo necesario para usar las herramientas de carpintero, las gomas, el Resistol, el sellador, las lijas, las garlopas, el torno maderero, la sierra cinta y la de mesa, el igualador, los martillos y desarmadores, la laca normal y la automotriz, el barniz, tornillería, los ensambles, el algodón y el thinner, la compresora, la pistola para pintar y demás materiales y herramientas para poder terminar satisfactoriamente mí librero. Cosa que hizo de mala gana durante todo el año, so pena que se lo dijera a mí padre, ya que también él quería irse temprano a jugar algo y no necesariamente al patio.
Empecé a quedarme en el taller de carpintería a trabajar bajo las instrucciones del “maestro de carpintería” como trabajar la madera para hacer mí librero. Saben, finalmente tuve “Clases particulares de Carpintería”.
Así que durante el resto del año escolar el “maestro de carpintería” tuvo que enseñarme su importante oficio y yo lo pude aprender haciendo mi librero. El cuál con ayuda de mí madre (QEPD) pude llevar en su carro a casa al final del año escolar y allí terminar de hacerle algunos últimos detalles que me faltaron en clase.
Dicho librero, sea comentado de paso, lo use muchos pero muchos años. Y mi padre, no volvió a enojarse conmigo en relación al famoso “librero”, aunque sí de otras cosas, las cuales les comentaré más adelante.
Mis compañeros, saben, nunca recibieron su madera durante todo el año escolar, pero si diez de calificación. Yo sólo recibí 9, ya que aún no sabía todo lo necesario para ser un buen carpintero.
Aquí y como corolario a esta interesante historia, les comento que he tenido clientes de consultoría que se dedican a todo lo relacionado a la madera y sus usos para la fabricación de muebles y pisos, incluyendo mobiliario para sus casas. Y también que tuve una empresa que se dedicó durante un buen tiempo a la fabricación de muebles tanto para bebes, como niños y adultos, y nunca ni mi carpintero o mis barnizadores o tapiceros pudieron hacerme “pato”.
Mi bien ganado y aprendido “9” fueron y ha sido suficiente para todo eso…
¿Ah, si alguno requiere un librero, escritorio, la base para su cama o una cabecera para la recamara o algo moderno para su casa u oficina, márquenme…? ¡Se los cotizo y fabrico…!

Primera Parte:
El reconocido autor y consultor de origen Japonés, Kenichi Omahe, citado al inicio, nos menciona en su importante libro: “La Mente del Estratega”, cuales son los factores más importantes que debe de poseer y saber emplear el líder de una organización moderna, para que esta, logre ser más competitiva.

Kenichi Omahe

Por su parte, el reconocido Maestro y Consultor Russel Akoff en su magnífico libro: “Rediseñando el futuro” nos pregunta al inicio de su estupenda obra: -¿Estas o no de acuerdo con lo que lees todas las mañanas en tu periódico o noticiero matutino favorito?.

Russell Ackoff

Para terminar, les menciono algunos de los temas adicionales sobre los que he impartido diferentes talleres cursos, capacitaciones, conferencias, y charlas de café con los ejercicios vivenciales que he diseñado para ser usados en las sesiones espiritistas que manejo tanto “On Line” o presenciales que podemos llevar a cabo, una vez que termine la cuarentena por la pandemia, por si les pudiera interesar tomarlos también, en lo personal o para los colaboradores de sus PYMES y GRANDES empresas. Con gusto les presento una propuesta financiera de las inversiones que se requieren efectuar para poderlos llevar a cabo:

  1. Gestión de la Calidad: Sistema de Aseguramiento y Control de la Calidad-Productividad-Sustentabilidad*
  2. Gestión de la Calidad: El Control Estadístico del Proceso y el Diseño de Experimentos Aplicados*
  3. Administración de Proyectos*
  4. Administración de Operaciones*
  5. Planeación Estratégica: Autodiagnóstico de la Organización y la Definición y Atención de las áreas de Oportunidad detectadas*
  6. Emprendimiento y Aceleración de Empresas: Modelo para probar y mejorar en el campo tu concepto de Negocio*
  7. El Modelo de la Empresa Nuclear: La Cadena de Valor en su última expresión*
  8. Taller de teatro del Tour de Francia: Una Novela Mexicana sobre Calidad, Productividad y Cultura*
  9. La Esquezofrenia: Manual para una Nueva Vida y la satisfacción de las necesidades de los consumidores y usuarios*.
  10. Taller de “Evaluación de las necesidades de los Consumidores y Usuarios en relación de tu producto nuevo o actual”.
  11. Taller para desarrollar análisis del tipo: “Cliente Misterioso” y evaluar sus resultados.
  12. Otros….

Así que te recomiendo retomar tus “Clases en Casa” o “Home Work” nuevamente, por tú propio bien y el de tus familiares, colaboradores, y ¡por qué no de nuestro país y del mundo? ¡Para eso, cuentas conmigo y con www.pulsopyme.com
¿Qué esperas? ¿Milagros? ¡Rézale al dios de tu preferencia!
¿Resultados? “Ponte la vacuna Anti-Esquezofrenia: Pensar, Planear, Decidir y Actuar*”. Claro está, después del rezo cotidiano…
Y, También, márcame para agendar una reunión especial de trabajo en la cumbre. ¡Yo invito el capuchino!
Finalmente, si no me marcas: ¡Pus no…! ¡Como dicen en mí viejo, chico y abandonado pueblo…!
Por último, por favor no se te olvide ver esto:

Pregunta final para reflexionar sobre lo que acabas de leer:
¿Qué aprendiste sobre todo el material de esta importante “Sesión Espiritista” y cómo lo piensas utilizar en tú PYME o GRANDE empresa?
Y, si necesitas ayuda para aplicarlo, ponte en contacto conmigo.

“Tu futuro Capacitador y Consultor”

Bibliografía Recomendada:
Kenichi Omahe: “La mente del estratega”.
Russell Ackoff: “Rediseñando el futuro”.
Jacobo Neuman: * “Esquezofrenia. Un Manual para una nueva vida”.
Jacobo Neuman: * “¡Mis pésimos ex-jefes, maestros, amigos y clientes!, ¡Y también algunos buenos!”.

LO VISTE PRIMERO EN PULSO PYME